Tres motivos que me trajeron a Ecuador

¡Hola! Amigos, ¿Cómo están?

A veces la gente me pregunta por qué vine a este país. Siempre no pueden entender que yo renuncié a buen trabajo que me ofrecía buen suelto.  

Ahora, quiero explicar mis motivos de participar en el proyecto de JICA.

Hay tres razones.

 1. Me di cuenta de que mi vida era muy aburrida

 Digo la verdad. La vida que yo estaba pasando parecía muy bonita. Me gradué en una buena universidad, conseguí oportunidad de trabajar en unas buenas empresas. Por eso,  mis amigos me llamaban “ganador de la vida”. En contrario, la vida de los ganadores no era la que había imaginado.

En la realidad, todas las mañanas tenía que subir al tren llenado de la gente, todas las noches tenía que trabajar hasta que el día cambiara. Lo que tenía que hacer en la oficina tampoco no era tanto llamativo. Tenía que hacer lo que el jefe quería. Yo no podía trabajar para mí, sólo podía trabajar para la empresa.

Por fin perdí el motivo de seguir trabajo.

2. Conocí a un voluntario de JICA quien estaba trabajando en Bolivia

 Me cansé mucho por el trabajo de Japón, por eso, decidí tomar vacaciones. Viajé a La Isla de Pascua. Como ya saben Uds., es muy famosa por las estatuas de Moai. Ahí pude ver muchos paisajes bonitos con sus estatuas, me encantó la isla. Sin embargo, el tercer día del viaje tuve un problema grave. Ocurrió un paro de los empleados de los aeropuertos de Chile. Claro que se suspendieron todos los vuelos desde la isla hasta la capital de Chile. Pero mientras estaba muy preocupado con mucho pánico, conocí por casualidad a dos japoneses que sabían hablar muy bien español. Ellos me ayudaron mucho con su buen español. A decir verdad, ellos eran voluntarios de JOCV quienes trabajaban en Bolivia. Por gran serte y por casualidad ellos estaban viajando por la isla. En este momento, ellos me parecieron como unos héroes de cómic americano o unos grandes salvadores.

Esta experiencia me impresionó mucho. Al mismo tiempo, me interesó la actividad de JOCV.  

3. Murió un buen amigo

 En agosto de 2016 murió mi gran amigo. Se fue por enfermedad de la sangre. Él era amigo de universidad. Era muy inteligente, también era una persona muy divertida. En el momento de escuchar esta mala noticia, me pasó algo. O sea, me di cuenta de que la vida era limitada, nadie sabía la fecha de su muerte. Entonces, decidí hacer todo lo que quiero en cada momento. Me empujó a participar en el proyecto de JICA.

 

Estos son mis motivos de tomar parte en voluntario de JICA. Si no hubiera viajado a la isla, nunca hubiera decidido participar en este programa de JICA ni ahora estaría aquí en Ecuador.

コメントを残す